Archivos de la categoría Temas de interés

¿Sirve anular el voto?

 
facebooktwittergoogle_plusmail

11 de mayo de 2015

Autor: Juan Carlos Trejo.

anular voto

Estamos inmersos en el proceso electoral mediante el cual se renovará la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión; el próximo 7 de junio habremos de elegir a 300 diputados federales por el principio de mayoría relativa y 200 por el principio de representación proporcional, también llamados uninominales y plurinominales, respectivamente.

Aunque antes de que iniciara el proceso electoral federal, hubo una propuesta para que se efectuara una consulta con la finalidad de que los ciudadanos pudiéramos definir si se reducían a la mitad los diputados federales electos por el principio de representación proporcional, el 3 de noviembre del año próximo pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, declaró que esta propuesta era improcedente; no obstante, considero que en breve se podría concretar esta propuesta de reducción de diputados y también la de suprimir 28 escaños en la Cámara de Senadores.

En pleno proceso electoral, nuevamente hay llamados de diversos actores sociales y políticos, invitando a los ciudadanos para que anulen su voto, bajo diversos argumentos, aunque el más comentado es que de esa manera se expresaría un rechazo popular hacia todos los partidos políticos y sus candidatos, al mismo tiempo que obligaría a anular la elección. Otro argumento es de personas que se aventuran a decir que con esa acción se obligaría a que renuncie el Presidente de la República.

El primer argumento referido es cierto en cuanto a que de esa manera, los electores expresarían su molestia y rechazo hacia el sistema político mexicano y, de manera específica, hacia los candidatos postulados por los partidos políticos para esta elección, pero no anulan los resultados de la elección. Veamos: un voto nulo es aquél en el que se señala más de una opción política sin que exista coalición o se deposita en la urna correspondiente sin marcar alguna opción (artículo 288 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales).

¿Qué pasa con los votos nulos? En cada casilla se separan esos votos y dejan de ser parte de la votación válida, aunque se registran en las actas correspondientes en el apartado de votos nulos, no inciden directamente en temas importantes como: asignación de posiciones de representación proporcional, asignación de financiamiento público, asignación de espacios en medios masivos de comunicación, entre otros.

Así que el llamado para que se anule el voto, en realidad promueve la no participación, porque aunque se acuda a las casillas y se deposite en las urnas la boleta o las boletas anuladas, no son parte de la votación válida¸ que es la que sirve como base o referencia para los temas mencionados en el párrafo anterior.

Asimismo, al no manifestarse a favor de alguna de las opciones políticas que aparecen en la boleta respectiva, no se contribuye de manera directa y efectiva a elegir a quienes ocuparán los cargos de elección popular, dicho de manera coloquial, es sumarse a lo que decida la mayoría, que no necesariamente es la mayoría de los ciudadanos o de los electores, sino la mayoría de los que sí votaron válidamente a favor de alguna de las propuestas políticas.

Por todo lo anterior, mi invitación atenta y respetuosa es que todos los electores podamos informarnos lo más ampliamente posible respecto a los candidatos y sus propuestas, para que de una manera razonada emitamos un voto consciente mediante el cual definamos la composición que tendrá durante la siguiente legislatura la Cámara de Diputados, un periodo importante que corresponderá a la segunda mitad del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, y en el que se seguirán discutiendo temas muy importantes no sólo en el ámbito político-electoral, sino importantes para la vida presente y futura del país.

Para dar respuesta a la pregunta que da título a esta colaboración, diré que no sirve anular el voto, lo que sí nos sirve a todos es informarnos y participar, incluso yendo más allá de la cita con las urnas el próximo 7 de junio. Hay que estar permanentemente informados y participando en todos los ámbitos que podamos, ya que es la única manera de que real y efectivamente podamos construir el México que queremos.

Hasta la próxima.

Imagen: dazangie.files.wordpress.com

juan carlos trejoJuan Carlos Trejo . @jctrejopue – Facebook.com/JuanCarlosTrejoArenas – jctrejopue@gmail.com

Alcanzar la cabal glocalidad

 
facebooktwittergoogle_plusmail
11 de mayo de 2015

glocalidad

– Sabersinfin –

“Tenemos derecho a formas

de pensamiento avanzadas”.

Abel Pérez Rojas.

Nuestra ignorancia en campos específicos -por ejemplo: la historia- limitan experimentar a plenitud lo que significa ser humano. Permítame explicarle cómo.

Actualmente es muy importante incorporar a nuestro ser una visión global de la realidad para pensar de esa forma, pero actuar en nuestro entorno diario: “pensar globalmente y actuar localmente”.  Eso es glocalidad.

Es importante decir que esta visión se va construyendo paulatinamente, porque se abreva de la lectura, de la charla, de la convivencia con personas de otras latitudes para que eche raíces en nuestro entendimiento.

Todo eso nos hace capaces de encontrar rutas comunes entre nosotros y otras culturas, quita prejuicios y abre un camino hacia la libertad, la acción inteligente en beneficio propio y de todos si el actuar es responsable.

Hace poco en una conversación con amigos profesores salieron a relucir las lagunas, o mejor dicho océanos, en nuestra formación sobre historia.

Por ejemplo: ¿Cuánto sabemos de los pueblos africanos más allá de las pirámides de Egipto y las imágenes sobre esclavitud que vienen a nuestra mente cuando pensamos en aquél continente?

Y ¿Qué sabemos de Oceanía que no sean los canguros australianos?

Para no ir tan lejos, reflexionemos lo mucho que ignoramos de Centroamérica, de su historia común a la nuestra, de sus conflictos étnicos, etc.

Pero si de estar más cerca se trata, recapitulemos sobre lo que realmente conocemos de la historia de nuestro país ¿a poco no pasan por nuestra memoria sólo imágenes de ciertos personajes y algunos lugares desconectados entre sí?

¡Por supuesto!, nuestra ignorancia es grande.

Hay contadas excepciones de quienes se han ocupado en cultivar un conocimiento amplio sobre nuestro pasado, pero para nuestra desgracia son muy pocas las personas en esas condiciones.

Para ilustrar lo anterior recuérdese el resultado de la Prueba ENLACE de hace cinco años: 8 de cada 10 estudiantes de primaria obtuvieron un logro insuficiente y elemental en la asignatura de Historia de México. No hay motivo para pensar que en el 2015 las cosas hayan cambiado.

Aunada a nuestra ignorancia en historia universal y nacional habrá que añadir las pocas posibilidades que tenemos la mayoría de los mexicanos para realizar viajes que nos ilustren. Eso habla de nuestras graves deficiencias formativas  y  la pérdida en la capacidad de asombro sobre lo que ignoramos, pero que deberíamos saber.

El pensamiento glocal abre la posibilidad de entender que estamos viviendo en un gran entramado unido por todos lados; tan unido que no hay lugar lejano para experimentar el dolor ajeno y la certeza de que el daño propiciado al medio ambiente tarde o temprano se nos revertirá aun viviendo del otro lado del planeta.

Llenar esos vacíos históricos en el entendimiento abre la oportunidad de vivir la glocalidad cabalmente y no sólo en una connotación de extremo capitalismo que todo lo vende y todo lo compra, hasta las conciencias ¿o no?

Imagen: erickzendejas.com

Abel Pérez RojasAbel Pérez Rojas (@abelpr5) es doctor en Educación  Permanente. Dirige: Sabersinfin.com.