La Pirámide Erótica del Pudendo Femenino

 
facebooktwittergoogle_plusmail

Introducción

Al conjunto de estructuras anatómicas que se encuentran por debajo de la sínfisis del pubis constituidas por los músculos: perineal transverso superficial, bulbo, e isquio cavernosos, clítoris y labios menores forman la llamada piramidal erótica del pudendo, en cuyo vértice superior se encuentra el clítoris, a este tetraedro piramidal desembocan la vagina y la uretra y las glándulas vestíbulo vaginales.

Estas estructuras tienen una densa red de capilares vasculares y espacios sinusoidales, donde se acumula una buena cantidad de sangre que permite que estas estructuras, especialmente el clítoris, se ingurgiten y aumenten de volumen durante la respuesta sexual.

 

Inervación e irrigación

La pirámide erótica del pudendo recibe inervación motora y sensitiva de los plexos lumbar y sacro mediante los nervios pudendos internos que terminan con receptores para el tacto, la presión y la vibración ((corpúsculos de Meissner, Pacini, Dogiel-Krause) lo que hace a esta pirámide erótica, y especialmente al clítoris muy sensibles y excitables a la estimulación. El efecto vaso dilatador de los nervios que inervan esta zona involucra a diferentes neurotransmisores entre ellos a las  catecolaminas y a otras sustancias, como el péptido intestinal vasoactivo (VIP), el péptido histidina metionina (PHM), el neuropéptido Y (NPY) y el Óxido Nítrico (NO) entre otras.

 

La pirámide erótica y el punto G

La pirámide erótica del pudendo tiene una comunicación nerviosa y vascular muy importante con el denominado “complejo erótico anatómico de la pared anterior de la vagina ”, especialmente con el punto G ( cuyo nombre se dio en honor a su descubridor el médico ginecólogo alemán Ernst von Gräfenberg 1881-1957) El punto G es la estructura más importante de dicho complejo erótico  ya que se ha postulado que es una estructura sincronizadora de los eventos vasculares, nerviosos y hormonales genitales y extra-genitales que participan en la respuesta sexual femenina.

Por lo anterior es importante considerar que en la respuesta sexual participan en forma sincronizada estructuras genitales y extra-genitales (ver tabla)

Respuesta sexual y su efecto en estructuras genitales y extra-genitales
Fase Efectos genitales Efectos extra-genitales
Excitación ·         Lubricación vaginal

·         Erección del clítoris, y tumescencia intensa de estructuras de la pirámide erótica

·         Alargamiento y dilatación del fondo vaginal y elevación del útero

·         Estrechamiento del tercio externo de la vagina

 

·         Ingurgitación de las mamas y erección de los pezones

·         Aumento de la frecuencia respiratoria y cardíaca y de la presión arterial

·         Rubor sexual en la cara y las nalgas

·         Aumento de la tensión muscular

 

Orgasmo ·         Contracciones de los músculos de la pirámide erótica

·         Contracción del ano y la vagina

·         Eyaculación (secreción de las glándulas vestíbulo vaginales)

·         Espasmos de músculos de casi todo el cuerpo

·         Frecuencia cardiaca y respiratoria máximas

·         Jadeos, gritos

·         Secreciones de oxitocina y prolactina

·         Alteración de la conciencia

Resolución ·         Disminución lenta de la congestión pélvica Descongestión rápida de las aréolas mamarias

·         Posible retorno a la fase orgásmica

·         entrada en “período refractario

 

·         Descongestión rápida de las mamas

·         Descenso rápido de la frecuencia respiratoria cardíaca y normalización de la presión arterial

·         Sudoración

Modificado de M. Mas

 

 

Participación de las hormonas en la respuesta sexual femenina

La respuesta de la pirámide erótica es estructurada y modulada por las hormonas sexuales estrógenos, progesterona y testosterona, de los estrógenos, desde hace tiempo se sabe que son los responsables de la lubricación, estructura o morfología, estado trófico y capacidad de respuesta de la vagina a los estímulos sexuales. La progesterona es la hormona que  potencia los efectos de los estrógenos en la respuesta sexual tanto a nivel de la pirámide erótica como extra-genital especialmente en el cerebro.

En cuanto a la participación de los andrógenos en la respuesta sexual femenina, se sabe poco, sin embargo se ha dicho que participan en forma muy importante en la inducción y el mantenimiento del deseo sexual y contribuyen en el mantenimiento funcional de los tejidos eréctiles e incrementan la secreción de las glándulas vestíbulo-vaginales.

 

Mujeres multiorgásmicas y Hormonas

Las mujeres poli orgásmicas o multiorgásmicas también llamadas mujeres squirters (rociadoras) son mujer que tienen eyaculaciones múltiples su vagina se convierte en un río por la secreción de las glándulas vestíbulo vaginales que se encuentran en la pirámide erótica, específicamente entre los labios menores.

Desde hace algún tiempo se ha dicho que las mujeres que tienen mayores niveles de andrógenos que se conviertan a estrógenos son mujeres más ardientes, con mayor apetito sexual, aman “locamente” y son multiorgásmicas. Muchas de estas mujeres con mayores niveles de andrógenos tienen aumento en la capacidad de contracción vaginal lo que permite atrapar el pene durante la copula, a esta capacidad funcional de la vagina de atrapar al pene que tienen algunas mujeres se les conoce popularmente como  “mujeres que tienen perrito”

 

Referencias

Mas M.

Sexual response in the human female. A physiological update

Rev Int Androl 2007;5:11-21

Testut L, Latarjet A. Tratado de anatomía humana. Vol. 4. 9.ª Barcelona: Salvat; 1984.

Enrique Canchola Martínez

Mujeres Multiorgásmicas

inteligenciasexual.com/?p=2877

2017

C Beyer, E Canchola, ML Cruz, K Larsson

A model for explaining estrogen-progesterone interactions in the induction of lordosis behavior

Endocrinology 1980, 615-618

Enrique Canchola Martínez

Departamento de Biología de la Reproducción

Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa

Ciudad de México

Email enriquecanchola@yahoo.com.mx