La escuela global I

 
facebooktwittergoogle_plusmail
Imagen: familias.com
Imagen: familias.com

2 de febrero de 2016

Hace muchos años era frecuente escuchar: “lo aprendí en la escuela de la vida”; hoy los verdaderamente afortunados dicen: “lo aprendí en la escuela global”.

Bueno, bueno, si no lo dicen así, lo deberían decir así. A continuación te explico por qué.

Tenemos que abrevar de la mente de todos nuestros coterráneos, de las mentes brillantes y de los hombres comunes, de los vecinos y de las culturas lejanas, de nuestros ancestros y de lo que verán las futuras generaciones que no han nacido. Necesitamos aprender de la escuela global.

Sólo podremos lograr la evolución como género humano si tomamos los conocimientos de los otros como la plataforma de despegue de nuestras acciones.

De no hacerlo así, nuestra experiencia de vida sería semejante a la de los animales, donde cada uno usa solamente sus capacidades individuales para hacer lo que corresponde… y así no hay evolución.

En ese contexto podemos ver con claridad cómo el aprender es un acelerador del éxito. Un ejemplo simple es como intentar alcanzar algo que está más allá de nuestra estatura, lo que hacemos en ese caso es traer un banco que nos ayude a aventajar en altura, treparse y ¡listo!

Por ello, resulta importante el invertir en el conocimiento de otro. La compra de un libro es la forma primaria abrevar del pensamiento de alguien más, no importa si es simplemente quien tiene una experiencia de vida en ello o si se trata de una investigación formal, científica, de un especialista o un experto.

También podemos considerar todo aquello que se engloba en la educación formal, con diplomados, maestrías, doctorados, cursos extracurriculares, capacitaciones, que miles de escuelas alrededor del mundo ofrecen de manera presencial y algunas más virtuales, e incluso gratuitas para quien las desee tomar.

UniversidadMesoamericana1

Temas breves como los tutoriales que ahora, ¡bendito Dios!, ya los tenemos en Internet. Una más son las conferencias y los congresos, donde el pensamiento especializado se reúne a compartir y debatir sus resultados y hallazgos, y que bien cualquiera puede otorgar una hora o dos de su vida a escuchar en Youtube, en vez del culebrón de la novela favorita en la televisión.

Sí, mis amigos, la educación continua es la clave. Pero, ¿qué pasa en México?

Una actitud generalizada consiste en que todos asumimos que sabemos lo que hace falta, y desdeñamos que nadie pueda sumar un gramo más al pozo de sabiduría que ya somos. Eso equivale a un atleta que no sigue los consejos de su entrenador; así, nada se puede lograr.

Es momento de revisar nuestras actitudes hacia el conocimiento. Es momento de cambiar de paradigmas. Es momento de evolucionar tomando como plataforma de despegue los conocimientos de los otros, con humildad de reconocer la aportación de los demás y estar dispuestos a enriquecer ese conocimiento con nuestras propias aportaciones, y entonces podremos decir: “lo aprendí en la escuela global”.

SalvadorCalvaMorales
Salvador Calva Morales es rector de la Universidad Mesoamericana.